Ficha de la tripulación

Además de como barco museo, la Nao Victoria funciona como buque escuela. Gracias a este hecho, entres sus habitantes se contabilizan varios prácticos y voluntarios, los cuales, comparten alojamiento con la tripulación fija.

En esta nueva entrada daremos a conocer a nuestros lectores a todos los que, gracias a su trabajo y dedicación, contribuyen con su granito de arena a que la historia de los primeros marineros que dieron la vuelta al mundo, siga vigente en el imaginario colectivo.

Nombre: José Gutiérrez,“Guti”

Cargo en la Nao: Contramaestre

Duración de su estancia: Indefinida

José Guitérrez

José Guitérrez

Es el contramaestre de la Nao Victoria y la máxima autoridad en la embarcación en ausencia del capitán. Éste experimentado marino, originario de Huelva, sabe mantener arriba el ánimo de la tripulación con bromas, pequeñas travesías en “zodiac” a la hora de la siesta y con jamón serrano, entre otros manjares de su tierra.  Siempre atento y considerado aunque firme y convincente cuando la ocasión lo requiere.

Velar porque todo esté en orden y se cumplan los objetivos de la Fundación, de la cual es el representante entre las cuadernas de la embarcación, son sus principales funciones.

Su carácter jovial y desenfadado favorece que la estancia en este barco museo sea algo más que una experiencia profesional.

Sus pies descalzos por donde quiera que vaya son la primera pista para descubrir un espíritu libre al que el contacto directo con la tierra que pisa  parece aportarle la autenticidad que desprende su forma de ser.

Nombre: Cristina López

Cargo en la Nao: Marinera

Duración de su estancia: Indefinida

Cristina López

Cristina López

Esta marinera, con una dilatada carrera en el mundo de la navegación, combina sus labores en el ámbito de la náutica con las que ejerce como actriz. Natural de Valencia, es una de las pocas representantes femeninas que alberga la Nao Victoria, hecho que no sólo no la limita profesionalmente sino que, admite, no le afecta en lo más mínimo. Trabajadora y capaz como el que más, se encarga de hacer cordial y agradable la estancia de todos los que, durante un tiempo, llaman hogar a este navío con historia.

De carácter abierto y divertido, alterna su autoridad sobre la tripulación con palabras de ánimo y cariño. Tanto, que le ha valido el apodo de “la mama” entre más de uno de sus compañeros. “La nieta de Barbarroja” es otro de sus apelativos más conocidos, gracias al ingenio de uno de los visitantes de este “barco pirata” para los niños.

Nombre: Joan Hernandez Ortega

Cargo en la Nao: Cocinero en prácticas

Duración de su estancia: Del 1 de julio al 1 de octubre

Joan Hernández

Joan Hernández

Encargado de la gambuza, el segundo valenciano de La Nao, lleva a cabo su labor con rigor británico. A pesar de sus, ya tradicionales, “enfados” al comprobar que su esmero en ordenar la nevera no resiste bien el paso del tiempo, ni de las 14 manos más que la atacan, siempre tendrá una sonrisa en la cara y una palabra amable para todo al que se dirige.

Su buen hacer en la cocina permite deleitarse al resto de la tripulación con deliciosas comidas como la tempura de verduras con la que una servidora tuvo el placer de ser recibida en la Nao. Exigente consigo mismo, siempre pondrá un pero a todas sus recetas, a pesar de los halagos del resto de comensales.

Detallista con sus compañeros de guardia, a los que obsequia con aperitivos recién hechos para soportar mejor las horas de trabajo, así como trabajador, la música rap será la banda sonora de todo el que lo acompañe mientras esté entre los fogones.

Nombre: Ángel Espínola

Cargo en la Nao: Periodista en prácticas

Duración de su estancia: Del 8 de julio al 10 de septiembre

Ángel Espinola

Ángel Espinola

La transformación de este sevillano en un “pirata de la Nao” ha sido la más sorprendente y veloz. Su adaptación al barco, y a todas las labores que en él se realizan, combina, perfectamente, con su buen hacer como periodista. Las crónicas de sus experiencias sobre esta cubierta, contenidas en este blog, le han valido incluso para ser referenciado en un medio de comunicación. En poco tiempo ha sido capaz de hacerse con el vocabulario marinero, imprescindible para considerarse un buen inquilino del navío.

De carácter sereno, su sentido del humor es de esos que llega sin esperarlo, escondido tras una voz templada y semblante que no augura el disparatado comentario que arrancará la sonrisa de los que lo acompañan.

Nombre: José David Justo

Cargo en la Nao: Cocinero en prácticas

Duración de su estancia: Del 9 de junio al 10 de septiembre

David (El gran Chef).

David Justo.

La presencia física de David es la de un marinero de raza: fuerza atlética, manos rudas y habilidad a la hora de adujar cabos o manejar el pinzote. Pero, tras su porte serio y trabajador, David esconde un importante talento: la cocina. Con pocos medios  es capaz de realizar recetas espectaculares, ya sean las de toda la vida o las propias de restaurantes de postín. Para muestra, unos canapés con café, chocolate, compota de frambuesa y foie que hace poco dejaron boquiabierta a toda la tripulación.

A su talento a los mandos de los fogones, David añade un toque de humor, vital para aumentar el ánimo en momentos de cansancio o aburrimiento. Junto a Joan, el otro cocinero de la Nao, David ayuda a refinar nuestros paladares  en el día a día de la Victoria.

Nombre: Ángel Montalbán

Cargo en la Nao: Fotógrafo en prácticas

Duración de su estancia: Del 8 de julio al 10 de septiembre

Ángel Montalbán

Ángel Montalbán

Nuestro último sevillano recorre, desde el primer día, todos los recovecos de la Nao Victoria, en busca del mejor encuadre para sus fotografías, ejemplos de buen gusto y calidad artística. Así lo demostró desde su embarque en el puerto de Málaga, donde se atrevió a subirse a lo más alto del palo mayor. Las virtudes de este fotógrafo, que además es realizador y titulado en artes, no se quedan ahí y, en cada una de sus guardias, mandil en mano, se arrima a los fogones para preparar suculentos platos, de los que será el primero en valorar positivamente.

Inagotable vendedor de entradas en la taquilla, ni los innumerables golpes en un pié que no sabemos si volverá a casa con él, lo hacen abandonar sus obligaciones.

Nombre: Steven Rodríguez

Cargo en la Nao: Voluntario

Duración de su estancia: Indefinida

Steven Rodriguéz

Steven Rodriguéz

El benjamín de la Nao. Sus 18 añitos esconden a un experimentado marino, para su edad. De carácter vacilón, nunca deja escapar la oportunidad para inquietar con sus comentarios, a los que convivimos con él. Un claro representante de esas personas que no dejan indiferente. Detrás de esas características tan propias de su edad, se puede contemplar a un chico amable y agradecido, siempre inquieto y rebosante de virtudes por florecer.

El hijo no biológico de los que ya pasamos los 25 años, las bromas sobre llevarlo a jugar a la feria son recibidas por este ibicenco de buen grado, aunque no sin cierta reivindicación sobre su madurez.

Nombre: Carlos Herrera

Cargo en la Nao: Marinero de puente en prácticas

Duración de su estancia: Del 18 de agosto al 10 de 31 de marzo

Carlos Javier Herrera ( "Charly")

Carlos Javier Herrera ( “Charly”)

Este mallorquín le ha arrebatado a Steven, hace sólo unas semanas, el título de “el nuevo”. Su dilatada experiencia en embarcaciones, así como su forma de ser amable, trabajadora y graciosa, le han permitido convertirse en una pieza fundamental de la tripulación, en el poco tiempo que lleva habitando la Nao.

Gamberro por definición propia y pirata de antemano, la rudeza propia de quien convive con el mar desde hace tiempo, se combinan en su haber con gentileza y consideración para con sus compañeros. Hechos que lo han llevado a integrarse de maravilla entre los que hemos tenido el placer de conocerlo.

Nombre: Lorena Ruiz Suárez

Cargo en la Nao: Periodista en prácticas

Duración de su estancia: Del 8 de julio al 10 de septiembre

Lorena Ruiz

Lorena Ruiz

Quejío. Lorena se mueve por la Nao con la fuerza de un quejío flamenco. Embarcó para hacer prácticas de periodismo y ahora podría de clases de pintura en navegación, limpieza de cascos de barcos bajo el mar o realizar visitas guiadas por un museo. Lorena es una mujer entre muchos hombres, pero sólo un aspecto la diferencia del resto de la tripulación: puede tratar a la Victoria de tú a tú; comprender sus males y compartir sus pasiones.

Su ingenio gaditano, acompañado de un poderoso carácter, ayudan a hacer grupo y a ganarse el respeto de los integrantes del navío. En las noches eternas, además, deja aflorar su cante, erizando la piel de los presentes, que contemplamos con admiración una virtud que ha tenido escondida durante un mes. Lorena llegó a la Nao Victoria para hacer periodismo, pero cuando deje su cubierta será toda una marinera, una ‘jefa’ capaz de enfrentarse a todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s